¡YA SALIÓ EL PEINE!... ¡Los Agúndez vendieron arroyo de Costa Azul!

 


San José del Cabo, BCS.- Se han encontrado los documentos que estaban enterrados y que hoy, pueden dar claridad sobre el origen de todo el desorden que ocurre con la construcción de un muro en el cauce del arroyo Costa Azul y que, desde ayer, ha generado una manifestación permanente para que se derribe ese obstáculo.


Aunque ya se sospechaba, hoy se confirma que la asociación de políticos corruptos denominada GRUPO LOS CABOS, hoy purificados por el partido MORENA, son los que dieron las primeras autorizaciónes para la construcción de un hotel en el cauce del arroyo y que, de prosperar las denuncias penales ante FGR que esta semana se presenten, pueden terminar en cárcel para toda la cadena de funcionarios involucrados en el asunto que tiene muy molesta a la sociedad.


Todo parte de una concesión que la Comisión Nacional del Agua otorgó a Hilario Vargas Espinoza, compadre de Narciso Agúndez, en el cauce del arroyo Costa Azul, que a su vez entrega al ayuntamiento en el 2008 con Luis Armando Díaz como alcalde, para que en el sitio se edifique un parque infantil que dicho sea de paso, nunca se hizo.


Aquí es donde surge toda una serie de confusiones, pues después de que se emiten claves catastrales sobre el cauce del arroyo Costa Azul, se procede a protocolizar escrituras a nombre de particulares ya bien identificados pero cuyo nombre no se va a revelar debido a que serán emplazados ante la FGR para que declaren, pero las escrituras si fueron protocolizadas por el Notario Público Alejandro Aréchiga, quien casualmente ha ocupado diversos cargos en el gobierno municipal invitado por el GRUPO LOS CABOS, entre ellos el de la Contraloría con Antonio Agúndez Montaño.


Un inversionista, con todos los papeles que le entregó el GRUPO LOS CABOS con el predio liberado, es el que adquiere los terrenos y con las autorizaciones federales y locales es como obtuvo luz verde para iniciar con la construcción de ese muro en pleno cauce del arroyo, a cargo de la empresa SBJG Properties, a la que le han clausurado pero por influencias a más alto nivel, le vale y sigue trabajando sin respetar los sellos.


Hoy dirigentes empresariales, sociales, activistas sociales, vecinos de Costa Azul y asociaciones de practicantes de surf, se han unido en una sola voz para exigir que paren la obra de construcción de ese muro, antes de que provoquen una tragedia ecológica de grandes magnitudes que puede modificar para siempre el entorno de playa ante cualquier fenómeno meteorológico extraordinario, como los que ya han ocurrido y han derribado el puente de la carretera.




Publicar un comentario

0 Comentarios